El precursor del Blackjack es un juego de origen desconocido denominado “La Veintiuna” del que tenemos la primera referencia escrita en la obra de Miguel de Cervantes “Rinconete y Cortadillo”.

En dicha novela, se presenta a dos maleantes que se ganan la vida jugando a la veintiuna. El texto describe también que el objetivo del juego es sumar 21 puntos sin pasarse y que el as vale uno u once puntos, al igual que en el blackjack. No obstante, existen muchas variedades de Blackjack, como el blackjack multihand o el blackjack surrender.

El nombre de “Blackjack” data del siglo XX y se puso en los EE. UU. Tras la Revolución Francesa, los inmigrantes trasladaron el juego a América pero no tuvo mucha aceptación hasta que los casinos añadieron un bonus, el cual se pagaba 10 a 1, si se conseguía el 21 con un As de picas y una jota negra . Como esta última se llamaba “Black Jack” se le llamó así al juego.

El blackjack no es un juego exclusivamente de azar y en los Estados Unidos ha sido muy estudiado, siendo el pionero Edward O. Thorp. Este matemático simuló en un ordenador millones de manos jugadas, llegando a la conclusión de que cada mano tiene una forma única de jugarse correctamente y al conjunto de estas normas se le llama estrategia básica. Thorp también llegó a la conclusión de que las cartas altas favorecen al jugador, ya que son la base para conseguir una buena jugada al doblar o para hacer un blackjack, mientras que las cartas pequeñas favorecen al crupier, porque le permiten hacer buenas manos comprometidas.

En la ciudad del juego por excelencia, cualquier reclamo se puede traducir en dinero. El más nimio detalle que te distinga de la competencia puede generar un valor añadido a un negocio.

El público busca una razón para decidirse entre una amplia oferta. Nunca se puede saber exactamente lo que acabará por despertar la curiosidad de los visitantes.

Esta circunstancia dificulta la respuesta a una pregunta que a priori resulta bastante directa: ¿Cuál es el casino más antiguo de Las Vegas?

El establecimiento de juego que se publicita como el más antiguo de la ciudad es el Golden Gate Hotel & Casino.

Este reclamo se basa en la asunción de que en su inauguración, que data de 1906, el por aquel entonces Hotel Nevada alojaba mesas de juego, que fueron desmanteladas en 1910 por la prohibición del juego en el estado.

Es indudable que el Golden Gate, desde su privilegiada situación en la esquina de Fremont y Main Street, es el hotel que lleva más tiempo de actividad en la ciudad. La duda recae sobre su actividad como casino.

Para los puristas, que un establecimiento permitiera el juego en su espacio no lo convierte en un casino. Esa distinción pertenece a los locales que hayan recibido una licencia de casino expedida por la Comisión de Juego de Nevada, reunida por primera vez en 1931 con motivo de la despenalización del juego en el estado.

La licencia más antigua que sigue en uso es la número 4, que se le concedió al casino Railroad Pass.

Este establecimiento abrió sus puertas el mismo año que recibió la licencia, y basó su negocio en atender las necesidades de esparcimiento de los trabajadores que levantaron la presa Hoover, convertida ahora en uno de los atractivos turísticos de las ciudades vecinas.

El Railroad Pass se levantó en Henderson, a solo 25 kilómetros del centro de Las Vegas. Los barrios periféricos de ambas ciudades se han fundido hace tiempo en un solo núcleo urbano, pero si la respuesta que buscamos se circunscribe exclusivamente a Las Vegas, hay que hallarla en otro lado.

El casino que lleva más años en funcionamiento en la ciudad es el Cortez, abierto en octubre de 1941, apenas un mes antes del ataque japonés a Pearl Harbor.

Lleva 79 años en funcionamiento, y cumple además con una peculiaridad que no se especifica en la pregunta, pero que en cierta manera legitima su candidatura. Su fachada no ha sufrido ninguna remodelación estructural desde 1952. Su aspecto de rancho mexicano sigue siendo uno de los rincones más distinguibles de la calle Fremont, y una imagen típica de la ciudad.

En principio, debido a la distribución urbana de la época, se consideró que estaba demasiado alejado del centro. No obstante, el público acogió con entusiasmo su propuesta, y en poco tiempo, su éxito hizo que alguno de los “empresarios” más inquietos de la ciudad pusieran sus ojos sobre él.

Los gangsters Bugsy Siegel y Meyer Lanski adquirieron el Cortez en 1945, como parte de la expansión de sus negocios en la Costa Oeste y mientras buscaban asociados que les introdujeran en el negocio en medio de la fiebre constructora que explotó tras la guerra.

Siegel utilizó la coacción para librarse de sus socios más respetables y quedó a cargo de la apertura del Flamingo en 1946, pocos meses después del Golden Nugget. Estos dos casinos, supervivientes de la primera gran expansión del Strip, son los siguientes en la lista de casinos más antiguos de Las Vegas.

El negocio de la hostelería es un sector en continua evolución. Poco tienen que ver las comodidades que ofrecen hoy en día estos viejos casinos cono los de la época de su construcción. Pero, ¿Quie´n se puede resistir a las historias de mafiosos y al encanto de alojarse en los casinos más antiguos de la ciudad del pecado?